Mi problema con Netflix y el cintillo de los libros

  • Post by Tiago García
  • Jun 25, 2021
post-thumb

Netflix, los libros y el cintillo de los libros.

Cierta mañana, navegando por internet me encontré un anuncio de una casa editorial que daba a conocer el lanzamiento de una nueva serie de libros, bellamente ilustrados, todos ellos rodeados con un curioso cintillo negro y rojo con la leyenda: “Conoce la apasionante historia que inspiró la serie de Netflix”.

Como estrategia para vender libros (objetivo principal de las editoras) está muy bien. La frase logra agarrarse al boom de las nuevas series de las que todo el mundo habla. Ante una estantería repleta de libros con historias desconocidas, un libro con ese cintillo es una venta probable.

No se puede negar que El boom de las series de Netflix ha sido una inyección indirecta de presupuesto a la industria editorial, que ha sacado a la luz algunos libros con historias fascinantes que habían quedado en el olvido. Muchos de mis amigos me han contado que llegan a los libros para conocer más acerca de la serie que están viendo, o bien para enriquecer el mundo cinematográfico; otros para spoilearse, no pudiendo esperar la siguiente temporada. Yo mismo he llegado a conocer algunas de estas obras contagiado por su entusiasmo, o porque internet está hablando mucho de una obra o porque las editoras lanzan numerosas campañas publicitarias multiplataforma y consiguen atraer mi curiosidad. Después me entero que la razón de todo ese movimiento era la serie de Netflix.

Entre una temporada y otra, cabe preguntarse por la cantidad de buenas historias que ahora mismo están a la espera del banderazo del grupo de accionistas que autorizará el presupuesto para la siguiente serie, por las historias que han sido descartadas al no tener suficiente gancho, o ser controversiales para el pensamiento social actual, o muy contrastantes para la temporada vigente. Si pensamos en ello, el embudo de las buenas historias que llega a nuestras manos es muy estrecho, en tanto esté condicionado a los intereses de la industria del entretenimiento. Ellos buscan arriesgarse lo menos posible, son los que invierten miles de dólares en la producción. El espectador también comparte ese pensar, uno invierte lo propio en la suscripción mensual. En este sentido, esta dinámica para que nuevos libros lleguen a nuestros estantes es costosa e impráctica.

Además, bajo esta perspectiva, el éxito del libro no solo está condicionado a que exista la serie, sino a que sea del agrado también. Que, sopesados a la sombra de la serie de Netflix pueden ser contraproducentes. Pienso en Ana la de Tejas verdes. El año pasado comencé a leer esa serie de libros luego de que las nuevas ediciones fueron trending topic entre los bookstagramers que sigo. El libro aparecía en hermosas fotografías que lo ensalzaban. Así que decidí leerlo y no me decepcionó. Los primeros tres libros de la serie me encantaron. De camino empecé a conocer un poco más de la vida de su autora, de las tradiciones de la isla del Príncipe Eduardo, sus atracciones turísticas, el rancho temático que alberga, que a su vez ha sido usado en distintas adaptaciones cinematográficas. Es cuando me entero de las adaptaciones cinematográficas, y que las temporadas de la nueva adaptación transcurrían en Netflix. Meses más tarde observo algo curioso. La publicidad cesa, las reseñas del libro en internet van a la baja, con comentarios más bien negativos. El libro no se está vendiendo como esperaban. Las críticas a la serie de Anne with an E, empiezan a ser variadas. La opinión general que leo en internet es que el personaje de Ana en la serie resulta chocante. Y esto me parece, mina en el espectador las ganas de conseguir los libros, lo que se refleja en sus ventas, pensando que la historia original adolecerá de lo mismo.

Usar este criterio para valorar un libro puede no ser acertado. En el espectro opuesto, A mí, por ejemplo, me aburrió soberanamente la película de El castillo vagabundo de Miyazaki (sorry not sorry), pero aún así empecé la serie de El castillo ambulante de Diana Wynne Jones y el libro fue tan diferente, tan entretenido que pronto me vi leyendo la trilogía completa, que dista tanto de la interpretación del director, y es tan rica y variada de recursos que le dio a la autora un universo mágico lo bastante grande para albergar muchas más historias.

La industria del entretenimiento es un buen escaparate para los buenos libros, pero no debe ser el único filtro, ni reemplazar nuestro criterio personal ni ser el único medio con el que aumentemos nuestro acervo. Está en nuestras manos el explorar más allá de lo que estas nos ofrecen, surcar los libros que te llevan a otro libro., arriesgarse a leer ocasionalmente una obra desconocida, más allá de nuestra periferia, con la esperanza de hallar un libro fascinante, también lo está el saber pasar a otro intento si el resultado es más bien decepcionante.

En nuestras manos está el acceso a las librerías, las puertas de las bibliotecas, el acervo del mundo: Salgamos del cintillo que delimita nuestra zona de confort y busquemos con espíritu aventurero las más brillantes historias.

Siguiente artículo: ¿Qué leer cuando no sabes qué leer?

También te puede interesar:

ESTAMOS LEYENDO

14 Relatos de amores incomprendidos


Leemos este libro como parte de nuestras actividades del club de lectura.

Suscríbete a la newsletter para recibir la lista de libros del mes.
También, escríbenos en el formulario de contacto si quieres que leamos tu libro.

POST RECIENTES
  • Post By Tiago García
  • Jul 22, 2021
La magia del orden
  • Post By Tiago García
  • Jul 07, 2021
Cinco años usando Kindle, te comparto mi experiencia.
TUTORIALES DE LITERATURA POR NIVEL
APOYA ESTE BLOG

Si te gustan los artículos de este blog, puedes ayudarme a mantenerlo activo a través de estos medios. Tu aportación me será muy útil para cubrir los costes del mantenimiento y seguir en línea.

Apoyar en Paypal

Become a Patron!

comments powered by Disqus